Suscríbete

  • La seguridad del paciente es fundamental, pero ¿qué hay de la seguridad del cuidador? 

  • En este vídeo te mostramos cómo una buena mecánica corporal puede ayudarte a realizar tu trabajo de una manera eficiente y segura.

Cuando hablamos de movilización de pacientes, debemos tener en cuenta en primer lugar la seguridad, tanto para el paciente como para nosotros mismos. 

Muchas de las personas que se encuentran en una residencia o en un hospital tienen mermadas sus capacidades funcionales y por tanto debemos ayudarlas.  

Es importante mover al paciente siguiendo unas normas para evitar riesgos y favorecer su comodidad. Para ello, debemos tener unas nociones básicas de mecánica corporal. 

¿Qué es la mecánica corporal? 

La mecánica corporal comprende las normas fundamentales que deben respetarse al realizar la movilización o transporte de un peso, es el uso adecuado de nuestro cuerpo cuando trabajamos o cuando realizamos actividades de la vida diaria. 

Con una buena mecánica corporal podemos prevenir lesiones o fatigas. 

La mecánica corporal está formada por 3 elementos: la postura, el equilibrio y el movimiento coordinado del cuerpo. 

  1. La postura significa tener el cuerpo bien alineado y en equilibrio. Cuidando la postura cuidamos nuestro cuerpo en especial los músculos y los tendones. 
  2. El equilibrio se consigue cuando nuestro cuerpo está estable.  Es importante que conozcamos las diferentes posiciones anatómicas para colocar a los pacientes según sus necesidades. 
  3. El movimiento coordinado del cuerpo significa integrar los sistemas músculo esquelético y nervioso, así como la movilidad articular de nuestro cuerpo. 

Principios básicos de la mecánica corporal

  1. Intentar mantener siempre la espalda recta y buscar el equilibrio de nuestro cuerpo.  
  2. Mantener la carga tan cerca del cuerpo como sea posible, ya que aumenta la capacidad de levantamiento. 
  3. Contraer los músculos abdominales y glúteos, y estabilizar la pelvis antes de realizar la movilización. 
  4. Siempre que podamos deslizar al paciente será mejor que levantarlo.  
  5. Evitar girar el tronco, ya que se pierde el alineamiento corporal. Siempre es preferible pivotar con los pies. 
  6. Utilizar el equipamiento adecuado en función del estado y las características del paciente, así como tener en cuenta las dimensiones del espacio de trabajo. 

Entre el equipamiento más usual encontramos: camas y camillas de altura regulable; sábanas tubulares deslizantes que facilitan los desplazamientos y reposicionamientos longitudinales; tablas de transferencia que ayudan a trasladar al paciente de la cama a la silla o viceversa; discos giratorios y escaleras de incorporación o barras de apoyo que permiten al paciente sujetarse con las manos y colaborar en la movilización. 

No os olvidéis que es clave planificar la acción antes de movilizar (comprobar si tiene sondas o drenaje, vías, etc.) y conocer las capacidades del paciente, de esta manera, podremos pedirle colaboración durante la movilización favoreciendo así su autonomía.  

Es importante que tener en cuenta el lavado de manos, uso de mascarillas y guantes, si se precisa, para evitar riesgo de infección.  

Y por último, tened cuidado de no provocar lesiones por fricción en la piel.  

Suscríbete a nuestro canal para saber más sobre “técnicas de movilización”, las cuales te ayudarán a desarrollar tu trabajo sin que sufra tu espalda. 

  • ¿Conoces las técnicas Minimal Lifting 
  • ¿Conoces la norma SAFE PATIENT HANDLING AND MOBILITY?  

Desde los cursos EVO Movilización Terapéutica, trabajamos estos dos conceptos para ayudarte a movilizar con seguridad para el paciente ¡pero también para el cuidador!, con lo que podrás trabajar sin riesgo de lesionarte y la institución en la que trabajas tendrá menos bajas laborales, además, estaremos favoreciendo la autonomía del paciente y acelerando su recuperación.

Lara Alamín
Terapeuta Ocupacional y Técnica formadora
Mi perfil en LinkedIn

BIBLIOGRAFIA
  • Legislación: Real Decreto 487/1997, de 14 de abril, (BOE 23-4-1997) sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la manipulación manual de cargas que entrañe riesgos, en particular dorsolumbares, para los trabajadores, con su correspondiente Guía Técnica del INSHT. 
  • Díaz Alonso Y; Pérez Gómez M. Protocolo de cambios posturales y técnicas de movilización y traslado del paciente. Manual de procedimientos de enfermería. España: Universidad de Oviedo; 2016.  
  • Domínguez Fernández J.M; Ortega Martín G; Martínez Bagur M.L; García Álvarez J; de la Vega Durán L; Fernández Delgado M.T. (s. f.). Manual de Prevención de Riesgos Laborales de INGESA.